viernes, 5 de julio de 2013

"Ulises, de James Joyce. Una lectura en construcción".

Breve introducción

Esta novela transcurre durante un solo día: el 16 de junio de 1904 en Dublín, República de Irlanda.
Sus personajes principales son: Stephen Dedalus, Leopold Bloom y Marion “Molly” Brown. Debería incluirse a Boylan Blazes y Rudy, de quiénes no daré precisiones pero aparecen en el transcurso de la obra.
James Joyce hablaba varios idiomas: inglés, español, francés, italiano, danés, noruego, latín, griego y alemán. De ahí que se encuentren citas en distintos idiomas. 
Monólogo interior. No sólo la “voz de la conciencia” se puede rastrear en la literatura joyceana: asociación libre. 
Se sabe que Joyce leyó a Sigmund Freud (Ricardo Piglia). 


Sobre la traducción

La traducción al español que elegí para leer es la de J. Salas Subirats. Esta fue publicada en varias editoriales: Santiago Rueda, GZ y Losada. 
Hay otras dos muy valiosas. Una es la del académico José María Valverde (Lumen, Tusquets). 
La restante es la de Francisco García Tortosa y María Luisa Venegas (Cátedra).

*Cuenco del Plata prepara nueva edición y traducción. No está confirmada la fecha de lanzamiento.

No me parece correcto decir cuál es la mejor traducción y ese tipo de comentarios, sobre todo si no se “domina” la lengua original del texto. 
Respecto a “Ulysses”, hay una edición muy económica en inglés, editorial Wordsworth (cuesta menos de $40). La de Penguin cuesta alrededor de $120. No hay diferencias entre ambas.
Sirve muchísimo dedicarle unos ratos a la novela en su lengua original. Con “marcar” algunas líneas y compararlas se puede evidenciar las “licencias” que se tomaron (o no), cada uno de los traductores. 

Lectura crítica

Cada lector debería armarse de su propio “aparato crítico”. Obviamente, no se puede seleccionar TODO el material existente. Siempre vamos a dejar afuera “mucho” material. En mi caso, (equivocadamente) dejé afuera la gigante biografía de Richard Ellmann (tuve en cuenta solamente el breve texto incluido en “Cuatro irlandeses”, Tusquets). 
Hay otros libros que se proponen como guía y son muy valiosos:

Carlos Gamerro, Ulises. Claves de lectura, Norma, 2008. 

Deconstruye capítulo por capítulo. Predomina el carácter histórico; muchas referencias contextuales y espaciales. Hay aportes filosóficos. Excelente análisis del capítulo IX “Escila y Caribdis” que sucede en la biblioteca, donde Ellington y Stephen conversan sobre Shakespeare. 
También se pueden encontrar lecturas psicoanalíticas (p. 250). “En el original no dice Leopard sino pard. En el Medioevo pensaban que el leopardo era un cruza de pantera con león: de ahí Leo / Pard. Y si estamos hablando de Bloom es inevitable recordar a Leo / pold, y que Molly le sacó el Leo y lo convirtió en Poldy. Y la pantera estaba en el sueño del antisemita Haines.” 

Lucía Mazzinghi, Recorrido por el Ulises de James Joyce, Tres Haches, 2005.

Ofrece resumen de cada capítulo, esquema y estructura de la obra, análisis de los principales personajes (Marion “Molly” Bloom, Leopold Bloom, Stephen Dedalus), tipo de héroe. 

Jacques Lacan, Seminario 23 El sinthome, Paidós, 2006.

Más allá de las explicaciones sobre los nudos borromeos y otras cuestiones técnicas, para aquellos que están "fuera" del campo del psicoanálisis, también es de gran valor.
Es interesante la postura que adopta Lacan cuando dice no creer que por la vía de una obra se pueda llegar a alcanzar la verdad de un autor. Pero hace un abordaje lingüístico y lógico del caso Joyce.
Lacan llega a distintas conclusiones, y todas son válidas. “Ulises” como testimonio que mantiene arraigado a Joyce al padre mientras reniega de él, su síntoma, (p. 68). También aborda la cuestión de la sexualidad y del amor (relación de Joyce con Nora, su mujer).
A la creencia de la búsqueda de un padre (sin desestimarlo), Lacan nos responde: “Basta de padre”. 
Dato: observar qué tipo de padre es Simon Dedalus. 

Imperdible cita: “La gente escribe sus recuerdos infantiles. Esto tiene consecuencias. Es el pasaje de una escritura a otra escritura” (p. 144). 

Son muy buenos los anexos de Jacques Aubert.

Para “sacarle el jugo” a este seminario, sería ideal leer los otros textos de Joyce: Dublineses, Finnegans wake, Retrato de un artista adolescente.

Stanislaus Joyce, Mi hermano James Joyce, Adriana Hidalgo, 2000.

Escrito por su hermano, este libro nos permite conocer la vida del James Joyce. Este libro es una biografía, no es un libro de chismes. Nos da a conocer su infancia, su juventud, adultez. ¿Para qué sirve esta información? Para entender en qué contexto escribió su obra, cómo aparecen las experiencias personales en las acciones de los personajes, sus vínculos, su modo de vida, su relación con Nora y la influencia de ella en su vida (a quien le dedica el día en que transcurre "Ulises", por haberla conocido ese 16 de junio).

“Cartas de amor a Nora Barnacle”, Leviatán, 1992. 

Leer estas cartas permiten “encontrar tonos” parecidos en las voz de Bloom cuando (le) habla y piensa en Molly y, en la de Joyce cuando éste le escribe a su amada Nora.

También hay artículos o capítulos breves de otros libros que le agregan calidad a la lectura:

Juan José Saer, “J. Salas Subirat”, en Trabajos, Seix-Barral, 2006.

Acá habla sobre las traducciones.

Ricardo Piglia, “Cómo está hecho el Ulysses", (capítulo 6) en El último lector, Anagrama, 2005. 

Este texto ayuda a comprender un poco más la idea que sobrevuela a todos los lectores: que son ellos mismos quiénes "componen" la novela:

“El lector avanza a ciegas para reconstruir un sentido perdido y lee siempre en el texto los indicios de su propio destino”. Impecable.

Últimas palabras

Muchísimos temas fluyen en la novela: la transmigración de las almas, el nacionalismo-chauvinismo, los “viajeros que parten”, los ambientes hostiles, la amistad, el amor epistolar, el engaño, el yugo que sufre Irlanda bajo las influencias de la corona inglesa y de la iglesia católica; la papa –como alimento también sus referencias simbólicas para los irlandeses; “la pérdida” de un hijo y su nostalgia permanente... 

Esto por ahora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario